Salvemos a la hidrología!

Fig. Modificado de S.G
En agosto de 1986, salió una publicación del reconocido Dr. Vit Klemes en la revista Water Resources Research, titulado "Dilettantism in Hydrology: Transition or Destiny?" (La no seriedad en la hidrología, transición o destino, en inglés) que probablemente marco el punto de quiebre entre la hidrología moderna y la hidrología contemporánea, pero no por el continuo auge y desarrollo de esta ciencia, sino porque se llegó a un nivel de saturación con teorías "no serias" o "no profesionales".

1.1. Puesta en valor de la hidrología moderna


Fig. Primera corrida satisfactoria del reconocido modelo HBV (Berström, 1976) en 1972 (izquierda). Punto de calibración empleado en la cuenca experimental Tivsjön en el norte de Suecia (derecha). (Fuente: HEPEX/IRSTEA) 

Autor: Pedro Rau

Los inicios de la hidrología aplicada se remontan desde hace mas de 4000 años, con el legado de las construcciones hidráulicas egipcias, asi como el legado de decenas de culturas alrededor del mundo y la cosmovisión propia del agua en cada una de ellas. Posteriormente los griegos otorgaron la interpretación filosófica del ciclo del agua y asi sucesivamente pasando por la edad media en donde se retoma el enfoque contemplativo del agua, hasta llegar al renacimiento. Es decir mas de 3500 años después, para que alguien realice las primeras mediciones in-situ con un objetivo puramente hidrológico.