Midiendo lluvias ligeras y lloviznas

Fig. Invierno en Lima, entre lloviznas y garúas.

La medición estándar de la lluvia o precipitación líquida, parece no ser suficiente al momento de cuantificar la cantidad de agua disponible en zonas áridas, regiones donde cada gota de agua cuenta. Los equipos, desde los más simples hasta los mas sofisticados, intentan llegar a la precisión de estos niveles infimos de precipitación y que son de mucha relevancia para estas regiones. Si bien, las guías actualizadas de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) establecen un rango total de precipitación entre 0.02 mm/hr y 2000 mm/hr, recomendando una incertidumbre aceptable de 0.1 mm/hr para un rango de 0.2 - 2 mm/hr y de 5% por encima de 2 mm/hr, surge el dilema del nivel de precision y el equipamiento a emplear para esos niveles inferiores.